«Nuestra idea principal era hacer una ruta por la Costa Brava, pero hemos ido improvisando bastante, eso es lo que más nos ha molado de ir en autocaravana».

Las dos primeras noches fuimos a visitar el Delta del Ebro, en Amposta. Han sido dos noches de camping, ya que como éramos novatos con una Autocaravana, fue una buena forma de familiarizarnos con todo.

Tras esas dos noches mágicas, fuimos subiendo por la Costa, siendo nuestra siguiente parada Tossa de Mar, Sant Feliu de Guixols i Platja d’Aro.

Seguimos hacia arriba esta vez hasta Calella de Palafrugell con la idea de quedarnos solo una noche, pero nos enamoró tanto el sitio que al final nos quedamos 3 noches. En aquella ocasión fuimos a pernoctar a un camping y desde allí nos movimos con la Autocaravana a ver Pals, Peratallada y Estartit.

Tras alcanzar la mitad de nuestro viaje, llegó la hora de poner rumbo hacia el regreso a casa, no sin antes hacer una parada en Port Aventura. Aunque en el parque hay un parking de Autocaravanas donde se puede pernoctar, nosotros estuvimos en Salou, en un camping y desde allí fuimos con nuestra Walabi al parque de atracciones. Montar y desmontar es rápido, una vez le pillas el truco se hace en un momentito.

Después de Port Aventura y Salou, ya de camino a casa, paramos en Vinaroz, allí aparcamos en un lugar muy especial, una calita preciosa en la que pudimos hacer nuestra última noche.

default

Lo cierto es que 10 días nos han resultado cortos, el tiempo ha pasado volando.